Recordamos a las Víctimas

Pablo Morales

Pablo Morales nació en La Habana, Cuba, el 16 de mayo de 1966. Estudió cartografía y se graduó de Técnico de Geodesia. En agosto de 1992, huyó de la Isla en una balsa y estuvo tres días en el mar hasta que fue encontrado por Hermanos al Rescate, hecho que luego lo inspiró a integrarse a la organización humanitaria. Iba abordo el avión piloteado por Carlos Costa como observador el día del derribo. Lo sobrevive su madre Eva Barbas, una hermana y un hermano.

A continuación, Nancy Morales recuerda a su hermano:

Pablo nació y creció en un hogar  muy pobre pero muy rico en principios  y valores. La base fundamental en su educación fue el respeto, la honestidad, la dignidad y el amor, todo inculcado por sus padres. Aprendió a distinguir ente el bien y el mal cuando Cristo llegó a su corazón. Es entonces donde comienza una nueva y victoriosa etapa en su corta vida, al tener un encuentro personal con Jesucristo.

Todos lo recordamos por su infinita fe, su capacidad de perdón y misericordia con quienes lo habían traicionado y engañado, porque un día había creído en la doctrina donde fue víctima del traidor más grande que hemos conocido: el comunismo. Es fundamental  recalcar que salió de Cuba por una razón muy poderosa: se sentía defraudado, humillado engañado y traicionado y decidió con la ayuda de Dios arriesgar su vida en el mar para encontrar libertad y una muy preciosa vía para ayudar a su familia, que vivía en calamidad humana. El, como una inmensa mayoría en Cuba, pasó hambre, vicisitudes, necesidades, opresión y muchas más cosas. Por esa razón llegó a sentir tanto amor en su corazón y tanto agradecimiento por esta gran nación, los Estados Unidos, que un día le abrió las puertas y le permitió sentir plenamente la libertad  y el derecho que Dios dispuso para cada criatura creada -- el derecho de ser humano -- lo más simple en la vida tomó lugar en su decisión, porque donde nació, en Cuba castrista los derechos no se respetan, siendo constantemente violados.

Al ser rescatado en el mar en medio de una tormenta donde venían 12, a punto de ahogarse, incluyendo 2 niñas, por Hermanos al Rescate (H.A.R.) sintió la gran necesidad en su corazón de responder con gratitud y amor y servir de ayuda a otros hermanos que se lanzaran al mar en busca de la libertad. Trabajó voluntariamente salvando vidas. H.A.R. salvo más de 4.200 vidas entre el 91 y el 94, en sus misiones de rescate humanitario. Su expresión más usada y que recordamos siempre fue, “4 ojos ven mas que 2”. Llegó a ser residente de EE.UU., trabajando muy duro y enfrentando la distancia y el dolor de la separación familiar. Trabajó en diversas áreas hasta que comenzó en la compañía El Sembrador como chofer. Su vida no fue nada fácil, pues todo lo que añoraba era trabajar y luchar para su familia en Cuba: esa era su razón de ser.  Recordamos cuan profundo era su amor por su novia Hady, todos los sueños y pasiones que se esfumaron ese 24 de febrero de 1996. Pero sabemos donde esta. Y con quien vive. Gracias Señor por rescatar a Pablo de este mal agradecido mundo de hoy. Ten misericordia de los que se gozaron en el dolor de los ungidos de Dios. Pablo vive en el corazón de todos los que lo amamos.