Recordamos a las Víctimas

Carlos Alberto Costa

Nacido el 23 de junio de 1966, en Miami Beach, Florida, Carlos Costa tenía 29 años de edad cuando ocurrió el derribo de las avionetas.

Se integró a la organización sin fines de lucro Hermanos al Rescate (Brothers to the Rescue, o BTTR por sus siglas en inglés) en 1992. Durante los próximos cuatro años, realizó 141 vuelos, durante los cuales buscaba a balseros cubanos en el mar y colaboraba con los guardacostas de los Estados Unidos para rescatarlos.

Carlos también participó en vuelos a terceros países con el fin de proporcionar alimentos, agua, ropa y otras provisiones a balseros en centros de detención. Sus actividades con la organización incluyeron el entrenamiento de nuevos pilotos y tripulantes, la preparación de los aviones para el vuelo y la coordinación de las misiones de búsqueda y rescate. Carlos dedicó muchas horas a su labor humanitaria y fue uno de los miembros más activos de la organización.

Decidió integrarse a BTTR después de conocer un sinnúmero de casos de balseros cubanos que intentaban la peligrosa travesía del Estrecho de la Florida en balsas improvisadas. En particular lo impactó el rescate de un grupo de balseros que vio mientras iba a bordo de un buque crucero con su familia. El episodio le inspiró a poner sus conocimientos al servicio de una causa humanitaria.

Graduado de la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle, Carlos obtuvo una licenciatura en ciencia aérea. Obtuvo además una licenciatura de administración de aviación en Miami-Dade Community College y estaba licenciado como piloto privado, comercial, de instrumentos, instructor e instructor de motores múltiples. Trabajó en el Aeropuerto Internacional de Miami, donde sus responsabilidades incluían impartir cursos de entrenamiento a los empleados sobre las regulaciones de aviación y hacer respetar los estándares de la Administración Federal de Aviación. Llevado por su pasión por volar, se concentró en la aviación desde una muy temprana edad y obtuvo varios trabajos en la industria, entre ellos el de vendedor con una distribuidora de partes de motores y el de técnico de combustible en el Tamiami Airport Jet Center. Siempre fue una persona muy dedicada y responsable; trabajó durante todos sus estudios de secundaria y universidad.

Carlos se crió en Miami y asistió a la escuela secundaria Monsignor Pace High School. Lo sobreviven sus padres de origen cubano, Mirta y Osvaldo Costa, su hermana Mirta Mendez, una sobrina y dos sobrinos.